Categorías

Archivo

Derecho penal e Internet

Derecho penal e Internet

  • El gran reto político es combatir el cibercrimen

    28/02/2012

    El País

    Si, como dicen los británicos, las horas del té son todas, las de café también, y Aled Williams, galés de pura cepa, se apunta a las segundas. Presidente de Eurojust, el organismo que coordina la cooperación judicial europea, recibe en su despacho de La Haya con un español impecable. También con una mesa de reuniones rebosante de pastas, bombones y scones, los dulces de su tierra que se untan con nata y mermelada. "La nata es de Devon, mi patria chica. Nos falta la mermelada, pero saldremos adelante", dice, preparando una delicia a medio camino entre el pan y el bollo. A los 64 años, su trayectoria vital pasa por la puerta de los Pirineos: Huesca. De allí es su esposa, una exazafata de vuelo que fue a Inglaterra a aprender el idioma. De eso hace casi cuatro décadas. Hoy, sus dos hijas, bilingües y profesoras, residen una en Inglaterra y la otra en España, marcando la doble identidad que abrazan. "Mi mujer y yo empezamos hablando en francés. Luego ya fue en español, claro", ríe Williams.

    Mucho antes de presidir la red que combate el crimen organizado transfronterizo en la Unión Europea, se licenció en Historia por la Universidad de Cambridge y en Derecho por la de Birmingham. Después sería abogado y fiscal experto en homicidio, fraude y tráfico de drogas. En 2002 recaló en Madrid y disfrutó de una experiencia legal enriquecedora. "Era el magistrado de enlace de Reino Unido en España, y trabajé durante cuatro años en el Ministerio de Justicia en asuntos de extradición. Debía facilitar la prestación de asistencia legal entre ambos países", dice, sirviéndose el segundo café. "Pero lo más interesante fue colaborar con juristas como los españoles, que razonan desde los principios de sus textos legales. Los anglosajones nos regimos por el derecho consuetudinario, por los hechos. Todo un mundo de diferencia".

  • Torres-Dulce se compromete a perseguir la corrupción allá donde esté desde la autonomía del Ministerio Fiscal

    02/03/2012

    diariojuridico.com

    Luchar contra la corrupción, a todos niveles, y contra el crimen organizado desde la autonomía del Ministerio Fiscal, respaldada en una singularización presupuestaria adecuada y procesos formativos que impulsen fiscalías especializadas, como la de cibercrimen, son varios de los objetivos ambiciosos que Eduardo Torres-Dulce se ha propuesto como Fiscal General del Estado. En esta oportunidad, su auditórium, repleto el hotel Ritz, al haber sido organizado por el Foro de la Nueva Sociedad, combinaba una atractiva mezcla de empresarios, juristas y muchos medios de comunicación: también era el momento de conocer su punto de vista sobre otras cuestiones de la actualidad jurídica más inmediata.

    Formacion, clave para trabajar mejor

    "Los objetivos estratégicos que dan cuerpo a nuestra unidad de actuación exigen preparar a los Fiscales para el desempeño de tareas cada vez más diversas y más complejas." señalaba en su intervención. A este respecto, Torres-Dulce consideraba que lo más lógico es que la formación de los Fiscales requiere sin duda, hoy por hoy, el soporte presupuestario y la asistencia técnica y tecnológica de la Administración, a través del Centro de Estudios Jurídicos. Sin embargo la organización de la misma y sus contenidos correspondería a la Fiscalia General del Estado.

Mostrando el intervalo 6 - 7 de 7 resultados.

Ministerio de Educacion